fbpx

alojamiento en arica

restaurantes en arica

pubs en arica

cafes y heladerias

tour en arica

turismo experiencia

La maldad del caballero rubio

Umagata, (65 Km aguas arriba de Arica), ubicado en el cajón del río Azapa por donde año tras año circulan miles de peregrinos de la Virgen de las Peñas, fue alguna vez un importante pueblo con gobernador y cura. Su nombre proviene de urna (agua) y acata (por ahí), en lengua aymará.

La leyenda comienza cuando Francisco Choque y su hermosa mujer, modestos campesinos que inexplicablemente fueron prosperando convirtiéndose en dueños de gran parte del valle. Esta pareja, ya dedicada a los vicios y fiestas constantes ni siquiera respetaron semana santa y es mas, se burlaron del párroco del pueblo, tomándolo por la fuerza hasta el lugar de su fiesta. El cura, que logro escapar se dirigió a la iglesia, tomo sus aditamentos para volver al lugar y maldecir a sus agresores.

Tiempo después de este episodio, llega a oídos de Francisco Choque un rumor que acusaba la infidelidad de su esposa con un caballero rubio montado en un lindo corcel.

Alarmado choque, que ya sospechaba del dinero que le entregaba su mujer, se decidió a seguirla, enterándose de su triste realidad: Su mujer y el caballero rubio abrazados en el matorral.

Choque iracundo interrumpió esta escena gritando ¡¡Jesús¡¡ era cierto. El nombre de Jesús logro como por arte de magia hacer desaparecer al caballero. Su esposa reventó quedando esparcidos sus restos en el suelo, los que luego quemo y enterró cerca de la entrada del templo de Umagata dedicado al apóstol Santiago.

El valle con el paso del tiempo y producto de la maldición del párroco, deja de tener agua de manera constante y esta sequía termino por acabar con el crecimiento de Umagata, muriendo las plantaciones y la gente que alguna ves se atrevió a burlarse, siendo como resultado el abandono total de sus moradores, dejando atrás solo ruinas, a excepción de la estatua del apóstol Santiago.

Se cuenta que la tumba de la esposa de choque aparecía abierta todos los días por lo cual se cubrió de tierra, sin embargo aun su castigo continuo junto con el del pueblo, azotado esta vez por un aluvión, destrozando lo que quedaba en pie y al parecer llevándose consigo los restos de la mujer, puesto que la tumba ya no se abre como ocurría antes.

Enciclopedia moderna de Chile “Mitos y leyendas de Chile” Carlos Séller Rueff, www.centroestudios.cl Editorial Jerónimo de Vivar