eszh-CNenfrdeitpt

Arica es carnaval, ariqueños y turistas se divierten, bailan, piden sacarse una foto con los bailarines, los niños juegan a la challa y todos gozamos con los caporales, tobas, tarqueadas, morenadas, diabladas y tinkus que desfilan por un río de cultura y diversidad en nuestra querida Arica.

Sin embargo aunque parezca extraño, NO a todos les gusta el carnaval, que mucho ruido, que mucha gente, que son bailes bolivianos, que no representan nuestra cultura, que no existe una verdadera participación ciudadana, que la Ginga era mejor y otras opiniones que están demás compartir.
 
De las opiniones mencionadas, es cierto que todos los bailes tienen raíces bolivianas, pero al estar en una macro zona andina (aunque Arica es costa) ¿cuál es el problema? El intercambio cultural siempre es bueno. Lo que me llama más la atención es la añoranza por la extinta Ginga, que de verdad creo que tenía una participación ciudadana diferente, más de vecindario, más ariqueña neta que sería genial poder revivir. ¿Recuerdan sus carros alegóricos que la gente construía con tanto entusiasmo?

Con más de ocho décadas en el mundo, el Señor Monopoly dio la posibilidad a miles de jugadores, durante septiembre de este año, de elegir los lugares de Chile que formarán parte de la nueva edición del popular juego que se lanzará en el 2018.

El viernes 15 de diciembre se presentará de manera gratuita el documental de Maite Alberdi, Los Niños, película que registra la vida de un grupo de amigos con síndrome de down que buscan su autonomía. En ese camino, se enfrentan a los obstáculos que presenta el país en la inclusión de personas con capacidades diferentes.